ACTUALIDAD

NOTICIAS DE HOY

21 de septiembre de 2014

Iniciativa Suma Phayata "bien cocinado" pretende capacitar a las "comideras" de mercados populares

Noticias de Bolivia, 21 de septiembre 2014

La apuesta del chef danés Claus Meyer y su fundación Melting Pot para revolucionar la gastronomía boliviana se ha extendido a la venta de comida callejera de La Paz con un proyecto para apoyar a talentosas mujeres que se dedican a esa actividad.  

Esta iniciativa, bautizada como Suma Phayata ("bien cocinado", en lengua aimara), busca capacitar a las llamadas "comideras" de mercados populares y calles paceñas para optimizar la preparación de alimentos y la administración de sus pequeños negocios.  

La idea surgió cuando, en una de sus visitas a La Paz, Meyer probó la comida callejera y, aunque le gustó mucho, se puso enfermo del estómago, explicó a Efe la coordinadora de Educación de Melting y segunda chef del restaurante Gustu, Coral Ayoroa. 

 "A raíz de aquello, dijimos que no puede pasar esto porque la mejor comida está en las calles, es la comida de nuestras caseras. Entonces tomamos acción para enseñarles manipulación de alimentos, higiene y atención al cliente", indicó Ayoroa.  

Primero trabajaron con las señoras de los mercados populares Lanza y Camacho, y luego con otras que venden en las calles.  

Paralelamente, Ayoroa pasó el último año y medio recorriendo la ciudad en busca de los "mejores sabores" para diseñar un circuito turístico de comida callejera que fue inaugurado esta semana.  

Las elegidas para iniciar el proyecto fueron cinco mujeres consideradas iconos de la gastronomía paceña callejera, quienes recibieron capacitación en Gustu, el restaurante que Meyer ayudó a fundar en La Paz y que este año alcanzó el puesto 32 entre los 50 mejores de Latinoamérica, según la revista británica Restaurant.  

El recorrido empieza en un estrecho callejón del barrio sureño de San Miguel, donde en medio de varios quioscos de comida está el de Sofía Condori, una cholita aimara que desde hace 16 años vende "tucumanas", empanadas fritas con distintos tipos de relleno, sobre todo carne de res y pollo.  

Estas empanadas se comen normalmente en el desayuno o como aperitivo de media mañana, acompañadas por distintas salsas y escabeches. 

En la misma Zona Sur está el Parque "Las Cholas", llamado así porque allí se vende el tradicional "sandwich de chola", un emparedado típico de La Paz hecho con finos trozos de carne de cerdo y escabeche, y que se puede comer a toda hora. 

Entre todos los quioscos, destaca el de Crecencia Zurita Omonte, una cholita de 74 años a quien sus compañeras y clientes conocen como "doña Cristina". 

 "Yo estoy 54 años vendiendo aquí en Las Cholas (...) La atención aquí es buena. No desconfíen, nuestros sandwiches nunca hacen daño a nadie", dijo Zurita a Efe.  

Agregó que el proyecto Suma Phayata ha hecho que su corazón "florezca", pues siente "mucha alegría viendo a tanta gente" boliviana y extranjera que se acerca a probar sus sandwiches.  

El recorrido prosigue en el centro paceño, donde en "Las Velas" pueden probarse los anticuchos, unas brochetas de trozos de corazón de res que se asan en pequeñas parrillas y se sirven con patatas cocidas y una "llajua" (salsa picante) de cacahuete y ají amarillo.  

En el lugar, el puesto de venta elegido para el circuito es el de Rita Cori, que heredó el oficio de su madre hace 17 años y con él ha logrado sacar adelante a sus hijos.  

El preparado es un espectáculo en sí, pues Cori arranca aplausos y ovaciones de los visitantes cada vez que echa la salmuera especial para asar la carne, levantando llamaradas de fuego que se elevan casi hasta tocar el techo de su quiosco.  

La siguiente parada está en el mercado Lanza, donde desde hace 30 años se forman filas de gente en busca del famoso "choripán" (un emparedado de chorizo y pan, servido con lechuga, tomate y escabeche) de Elvira Goitia. Según Goitia, el ingrediente secreto de su éxito es "ser cariñosa, atenta y preparar la comida higiénicamente". 

El recorrido termina en el populoso barrio Garita de Lima, donde todas las tardes se vende la típica ranga ranga boliviana, un estofado picante de panza de res o "librillo" cortada en tiras, que prepara Miriam Iturralde.  

La creadora de la receta fue su suegra, pero Miriam y los otros cuatro hermanos de su esposo heredaron el negocio que les permitió salir adelante en los últimos 37 años. 

 "El picante es el secreto, a la gente le encanta. Cuando no es picante, no comen", comentó Iturralde. Por ahora estas cinco mujeres son parte del circuito pero se espera que en una primera fase alcance a unas 500 más en La Paz y luego extender el proyecto a otras ciudades bolivianas. EFE

Los autos japonesas los más vendidos en Bolivia

Noticias de Bolivia, 21 de septiembre 2014

Datos oficiales proporcionados a La Razón por la Cámara Automotor Boliviana (CAB) dan cuenta de que del 100% de los automóviles nuevos internados al país al 30 de junio de este año, el 29,61% son de la marca Suzuki, el 13% de Toyota y el 9% de Nissan.  

El gerente general de la CAB, Orlando Encinas Valenzuela, recordó que antes en Bolivia las marcas americanas eran las “tradicionales” y que año tras año las ventas de coches de marcas japonesas se han ido “consolidando en el mercado nacional” debido a su alta calidad, el servicio posventa que ofrecen las importadoras y la adecuada provisión de repuestos.  

En 1984, la compañía Imcruz empezó a importar y a comercializar motorizados de la marca Suzuki. El gerente regional de Imcruz La Paz, Juan Pablo Auza, informó que el 70% de los coches vendidos por esta firma son de la marca japonesa Suzuki y el resto se distribuye entre la marca americana Chevrolet y otras de origen chino.  

El ejecutivo aseguró que los consumidores bolivianos prefieren comprar los autos de industria japonesa por su alta calidad, su adaptación a las carreteras del país, su garantía y otros. Marcos Córdova, presidente ejecutivo de Taiyo Motors SA, distribuidora oficial de Nissan en Bolivia, sostuvo que la marca nipona está presente en el país hace más de 55 años y tiene “un fuerte posicionamiento” porque sus productos cuentan con altos estándares de calidad y además la industria ofrece una variedad de modelos.  

“En Bolivia hubo un desarrollo bastante interesante y notorio de las marcas japonesas desde 1965 y eso ha ido posicionando a la marca como un producto de calidad y confiable”. Córdova dijo que cada año se eleva el volumen de ventas de dicha marca.  

Detalló que Taiyo Motors SA tiene una cuota de mercado del 14%. Hiroki Nikaido, jefe nacional de Análisis Comercial de Toyosa, que distribuye hace más de 30 años los vehículos Toyota, calculó que las ventas de coches de la marca nipona representan entre el 80% y el 85% del total.  

Nikaido aseguró que la marca Toyota es reconocida por los consumidores por su alta calidad y durabilidad. Apuntó que la distribución de los carros ha tenido un alza permanente, que se concentra en La Paz y Santa Cruz. La participación de la compañía en el mercado local llega al 16%. 

 El ejecutivo afirmó que otro factor que incidió en la expansión de la industria automotriz es la fuerte gestión gerencial, las promociones que se lanzan para las ventas de los coches y las innovaciones que brinda la marca.  

Mercado. El presidente de Taiyo Motors SA dijo que hace seis años las marcas niponas ocupaban más del 75% del mercado nacional, aunque, ahora, las marcas americanas y europeas se preocuparon e ingresaron al mercado boliviano por ser “interesante”.  

Encinas precisó que en los últimos años la comercialización de coches de origen coreano registró “un crecimiento interesante” en el país. Agregó que también se compran vehículos de México, Colombia y Brasil, aunque son costosos por el tipo de cambio que rige en esas naciones.  

El gerente de Imcruz coincidió con Encinas al señalar que las marcas de origen argentino, brasileño y colombiano tuvieron un “crecimiento importante” por su precio y su calidad.

20 de septiembre de 2014

Según el Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa Bolivia se entre los países con peor transparencia

Noticias de Bolivia,20 de septiembre 2014
El Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa, realizado por la Red Latinoamericana por la Transparencia Parlamentaria, indica que Bolivia logra un 24% de transparencia legislativa y un 30% de la normativa requerida para alcanzarla al interior de su Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). La vicepresidenta de Senadores, Zonia Guardia, dijo que se trata de un informe intencionado y el opositor Marcelo Antezana atribuyó la falta de transparencia a los manejos de la mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS).  

La organización, que vincula a entidades civiles de países latinoamericanos, mide información de los congresos de 10 países del continente. El estudio contempla cuatro factores: Presupuesto, Gestión Administrativa y Mecanismos de Participación; Atención Ciudadana y Rendición de Cuentas; Normatividad y Labor del Congreso.  

Los porcentajes más bajos en los índices de evaluación de Bolivia, fundamentados en un monitoreo que realiza el organismo regional, se encuentran en: la inexistencia de un reglamento de funciones y de un registro de bienes; la falta de una oficina de atención ciudadana y que no se entreguen informes individuales de la labor de cada legislador.  

Entre los aspectos positivos, el informe destaca que la Asamblea difunde informes de las sesiones del pleno y de las comisiones, además que se cuenta con un Reglamento de Ética.  

En el punto referido a la labor específica de la Asamblea, Bolivia logra un 24%. Enfatiza el documento la poca asistencia de diputados y senadores a sesiones de comisión y la nula información sobre los viajes de cada representante.  

Sobre lo referido al presupuesto y gestión administrativa, donde el país logra un 13 por ciento, se muestran como puntos negativos que no existan publicaciones de los gastos que hace el Legislativo y los viáticos que recibe cada legislador.  

Finalmente, en los mecanismos de participación, Bolivia logra un 31 por ciento, destacando la publicación de las actividades que realiza cada representante, pero observando la falta de mecanismos de atención de conflictos de la ciudadanía y el poco conocimiento respecto a la función específica de diputados y senadores.  

La Red Latinoamericana por la Transparencia Parlamentaria se lanzó oficialmente en marzo de 2010 y actualmente se compone por 22 organizaciones de 11 países de la región. Realiza dicha investigación desde 2011.  

Admiten deficiencias  

Dos integrantes de la directiva de la Cámara de Senadores admitieron deficiencias en el acceso a información, pero señalaron que los manejos presupuestarios son transparentes. 

 La senadora Zonia Guardia, primera vicepresidenta de la Cámara Alta, atribuyó el informe a un interés de desprestigio, dijo que no es creíble al tratarse de un organismo regional y señaló que la gestión de los últimos cinco años logró la aprobación de varias leyes en beneficio de la población.  

“Yo creo que las ONG sacan informes intencionados que buscan hacernos quedar mal a todo el país y ahora apuntan a la Asamblea Legislativa”, dijo la asambleísta.  

Además, aseguró ajustarse a las leyes. “Nosotros estamos de acuerdo a la norma, puede ser que cometamos un error, pero no al grado de llegar a un delito. Hay un manejo transparente, antes los parlamentarios hacían lo que querían”, afirmó la senadora en contacto con EL DEBER Digital.  

Mientras que el opositor Marcelo Antezana atribuyó la poca transparencia al mal manejo que realiza la mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS). “La cuestión administrativa es responsabilidad del oficialismo. Desde el primer momento existe un manoseo político por parte del órgano Ejecutivo y se conoce muy poco lo que se hace dentro de la Asamblea”, señaló.  

Congresos latinoamericanos, poco transparentes  

De los diez países analizados en el informe ninguno alcanza niveles superiores al 70 por ciento de transparencia, resalta el documento. 

 El que se ubica más abajo es Venezuela, con un 21% de transparencia; mientras que Perú, con un 55%, y Chile, con el 53%, tienen los niveles más altos de transparencia.  

En promedio, los congresos o asambleas nacionales de Latinoamérica obtuvieron un 40% de transparencia, indica el informe realizado por la organización que funciona como mecanismo de vinculación entre organizaciones civiles de diferentes países latinoamericanos. 

 El estudio recalca que casi ningún congreso provee información sobre las asesorías que reciben los parlamentarios (remuneradas o no) por parte de externos: solo Uruguay (75%) y Chile (50%), y muy escasamente Colombia (14%), publican dicha información y solo puede accederse a los contratos efectuados en una única página web de esos países.  

Además se califica "la dimensión Normatividad", que se refiere a las normativas de ética y reglamentaciones de lobby, entre otras. En ese aspecto, Perú logra el 59% y Ecuador, el 51%.
Fuente: El Deber

Seguidores

 
Copyright © 2013 IMAGENES BOLIVIANAS
Design by FBTemplates | BTT